Política

Venezuela. 11 de abril: 21 años de una conspiración con resultados patriotas

11 de abril

Este martes se cumplen 21 años del golpe de Estado que pretendió dejar fuera del poder al presidente de la República, Hugo Rafael Chávez Frías, y que fue frustrado por un pueblo heroico.

Este acontecimiento histórico, impulsado por la oposición venezolana y los medios de comunicación nacional e internacional intentaron poner fin a la Revolución Bolivariana.

La burguesía en complicidad con el alto mando militar, la iglesia y medios se aliaron para poner fin a la Revolución Bolivariana a costa de la vida de cientos de venezolanos.

La organización del golpe de Estado incluyó una masacre contra la población en las calles cercanas al Palacio de Miraflores, despacho del presidente Chávez y a través de informaciones controladas desde el extranjero se buscó culpar al presidente Chávez de esos asesinatos, asegurando que tras una multitudinaria marcha de la oposición el Presidente había renunciado.

La realidad fue que el Presidente estuvo secuestrado desde el inicio del golpe hasta el 13 de abril que fue rescatado por militares leales a él, los cuales, junto al pueblo, acabaron con el intento golpista.

El hecho, organizado desde Estados Unidos, buscaba legitimar internacionalmente una dictadura y condenar a sectores humildes de la sociedad.

El 11 de abril en la mañana
Líderes de la oposición venezolana organizaron una marcha en Caracas para protestar en contra del gobierno nacional, inicialmente era una marcha concentrada, sin embargo, a medida que fue avanzando sus líderes desviaron el rumbo hacia Miraflores.

Esta concentración formaba parte de las huelgas provocadas por la central empresarial (Fedecámaras), apoyada por la Confederación de Trabajadores de Venezuela (CTV), que ya llevaban 3 meses intentando desestabilizar al país.

La intención era exigir la renuncia del presidente Hugo Chávez asegurando que este estaba desconociendo la propiedad privada, mandando bajo la orden de los cubanos, derogando de la Ley de Tierras y las 49 leyes habilitantes, ejecutando una dictadura y apoderándose de la empresa petrolera, entre otras mentiras con las cuales llevaron a su gente hasta el centro de Caracas.

Sin embargo, esta pretensión no logró su cometido del todo, ya que quienes lideraban la marcha no contaban con un pueblo que iba a salir a defender a Chávez y que se apostó en un cinturón de seguridad humano en los alrededores de Miraflores.

Una vez en los alrededores del Palacio comenzaron a caer las primeras víctimas, a consecuencia de disparos de francotiradores, pagados por los organizadores de la marcha y cuyas imágenes comenzaron a dar la vuelta al mundo asegurando que eran víctimas de la Revolución y que por ende pedían la renuncia del Presidente.

El canal de televisión del Estado, Venezolana de Televisión (VTV), fue sacado del aire en horas de la noche del 11 de abril y hasta entonces el paradero del presidente Chávez era incierto.

El pueblo clamaba a Chávez e intentaba por todos los medios decir la verdad sobre las muertes de los venezolanos en la marcha.

El 12 de abril en la mañana
En la madrugada del 12 de abril, el Alto Mando Militar venezolano se pronunció encabezado por un grupo de militares bajo el mando del General en Jefe Lucas Rincón Romero, quien asegura haberle solicitado la renuncia a Chávez, y que éste la había aceptado.

Más adelante el mundo se enteró que esta solicitud nunca fue real, y se conoce gracias a una carta escrita por el Presidente mientras estaba secuestrado, inicialmente en Fuerte Tiuna, ubicado al sur de Caracas, luego en la Base Naval de Turiamo y luego a la Isla de La Orchila.

En medio del golpe que ya se estaba consumando, el Pedro Carmona Estanga se proclama como presidente interino y deroga la Constitución Bolivariana aprobada por el pueblo en 1999.

Mientras se transmitía ese proceso ilegal desde Miraflores, los medios de comunicación impresos, radiales y televisivos, estuvieron transmitiendo informaciones sesgadas y tendenciosas, allanando el terreno para que la opinión pública nacional asumiera el golpe de Estado en ciernes como un acto natural y razonable.

Se fortaleció la conciencia revolucionaria
El pueblo nunca creyó en las informaciones tergiversadas que aseguraban la renuncia de Chávez, por el contrario, los hechos fortalecieron la concienencia revolucionaria.

La gente se lanzó a la calle dispuesta a rescatar a su Presidente con la convicción de que este había sido secuestrado.

La unión cívico – militar de la Revolución Bolivariana hizo temblar al Gobierno de facto de Carmona Estanga y a las cúpulas oligárquicas quienes no esperaban una reacción tan contundente de las bases y del pueblo organizado.

Finalmente, el Líder de la Revolución Bolivariana fue rescatado por el pueblo en unión cívico-militar el 13 de abril, luego de que grupos organizados pretendieran trasladarlo a destino desconocido con ayuda de un avión estadounidense.

Tras su retorno a palacio, en la noche del 13 y madrugada del 14A, el Líder Bolivariano ofreció un mensaje de paz al país.

Con un crucifijo en la mano exhortó a quienes lo adversaban a tener una conducta democrática, perdonando de hecho a los políticos oposicionistas complotados, algo inimaginable en los gobiernos de la derecha en la cuarta república.

Chávez exigió respeto a la Carta Magna y al mandato del pueblo, especialmente a los dueños de medios, a defender a Venezuela como patria de todos.

En honor a esta fecha, este martes el pueblo venezolano realizará diversas actividades en homenaje a los 21 años de aquel 11 de abril de 2002.

Fuente: Ciudad Caracas.

COMPARTIR

Contacto

©Todos los derechos reservados. 2022 - 2023

Desarrollado por