Política

Pueblos Originarios. Ante un pedido de aparición del indígena Salustiano Gimenez, la respuesta fue la represión a Comunidad Wichi

6 de marzo

COMUNICADO DE LA FAMILIA DEL JOVEN DESAPARECIDO Y LA COMUNIDAD WICHÍ

Ante el pedido de aparición de Salustiano Gimenez, desde hace más de 20 días, la respuesta termina siendo la represión y demonización del pueblo Wichí.

Una dura represión se desató en Nueva Pompeya desde este sábado por la tarde y continúa en este momento, con destacamento de la policía provincial y gendarmería nacional.

«Hay 20 detenidos de los que no sabemos su paradero. La abogada Carolina Aquino presentó un habeas Corpus. Tememos por la vida de nuestros dirigentes, resistimos la represión cientos de compañeros en las calles de Pompeya, la mayoría mujeres y jóvenes luchando barrio por barrio».

La comunidad sólo pide que se busque el cuerpo de Salustiano y se entregue a la familia, «no queremos represión, sólo justicia hay mujeres heridas en el mes de la mujer, no hay justicia para las mujeres Wichí, queremos los mismos derechos», expresaron.

«También queremos saber quién ordenó la represión, están baleando a nuestros hijos que se quedaron a defendernos y amenazaron con que si no paramos con nuestras defensa, van a colgar al presidente de la Asociación Comunitaria, dicen que están liberando al asesino de Salustiano y nos están lastimando los ojos y todo el cuerpo». «Hay un herido de bala de plomo, (GM, de 40 años, con una bala alojada en la pierna izquierda), los comerciantes están tirando balas de plomo».

La madre de Salustiano, Rosa Ángeles Campos, en idioma Wichí traducido al castellano pidió : «solamente que le entreguen a mi hijo, ya sea vivo o muerto, los policías tiraron gases lacrimógenos cuando me fui a reclamar y no pude lograr ver durante más de 5 minutos, sólo quiero que le entreguen a mi hijo y la comunidad se quedará tranquila».

Mujeres que acompañan el reclamo, manifestaron: «la comunidad sólo quiere encontrar al hijo de Rosa, que les entreguen el cuerpo y se termina el conflicto, porque pasaron muchos días, desde el 12 de febrero y no hubo nadie que acompañe y ahora mandan la gendarmería y las balas lastimando a mucha gente, nosotros queremos estar tranquilos».

En tanto que dirigentes de distintas organizaciones expresaron: «Pedimos solidaridad con el pueblo Wichí y los pueblos originarios del Chaco, basta de atropellos, desaparecidos y asesinatos impunes. Retiro inmediato de la policía y la gendarmería de la localidad de Pompeya. Verdad y Justicia por Salustiano Giménez, aparición y libertad de los dirigentes detenidos por reclamar por verdad y Justicia.»

*Los hechos que desataron el conflicto:*
La Ministra de Seguridad, Gloria Zalazar, a 18 días de una nueva desaparición de un joven originario en El Impenetrable, ahora en Nueva Pompeya, se presentó al lugar. Lo hizo, recién cuándo los cortes habían dejado sin abastecimiento a la localidad. Se logró una trabajosa tregua en asamblea de la comunidad, con un acuerdo para reforzar los equipos de búsqueda y medidas en lo judicial, en razón del cajoneo que hace el fiscal de todos los temas vinculado a los pueblos originarios, incluidas muertes y desapariciones.

En el día de ayer los grupos de búsqueda que llegaron, coordinaron con la comunidad un primer recorrido de reconocimiento. Al llegar a un pozo, la policía del lugar evitó que el grupo de búsqueda ingresara al mismo, generándose el primer forcejeo con la comunidad. Poco después la policía informa que trasladarán al detenido sospechado de estar relacionado con la desaparición, por los videos aportados. Eso genera la reacción indignada de los familiares directos, increpado a la policía por ello y se inician los forcejeos que se transforman en enfrentamientos. Todo esto, sobre una base de enormes necesidades, padecimientos e injusticias, ante la lista de muertos y desaparecidos sobre los que no se hizo absolutamente nada.

La Ministra no relata las causas de los reclamos iniciales, su demora, ni de la indignación posterior por la actitud policial, dejando a las comunidades originarias como vándalos, casi irracionales a los que hay que reprimir, en el rumbo que alienta Pichetto y otros en el sur o «sediciosos», según términos recientes de un expolicía y funcionario.

No responder a tiempo y la información de la policía en el día de ayer, que trasladarían al único detenido sospechoso de la desaparición de Salustiano, generaron un conflicto que nuevamente reprime, lastima y estigmatiza a quienes son las verdaderas víctimas.

Fuente: Resumen Latinoamericano.

COMPARTIR

Contacto

©Todos los derechos reservados. 2022 - 2023

Desarrollado por