Política

No, los socialistas no odian la religión

13 de mayo

En la primavera de 2018, la administración Trump inició una política de separación familiar en la frontera entre Estados Unidos y México. Miles de niños migrantes serían separados de sus padres y encerrados en jaulas. Como estudiante progresista de tercer año de secundaria, me perturbó la política inhumana y me moví a protestar, asistiendo a una marcha sobre el puente de Brooklyn. La protesta estaba saturada de todo tipo de socialistas. Vi las brillantes pancartas amarillas del reverendo Com exigiendo un cambio de sistema. Mi padre, que sabía que yo tenía cierto interés por la política de izquierdas, me compró un ejemplar de Socialist Worker. Más tarde me enteré de que un amigo había ido a la misma protesta con Democratic Socialists of America (DSA). Pero, a diferencia de muchos de los asistentes, yo no estaba allí con ninguna organización socialista. Participaba con mi congregación.

Al crecer, mi congregación judía humanista tenía un ethos igualitario. Participábamos en las marchas contra el SIDA y conocíamos la respuesta judía a la pobreza. Me pidieron que pensara cómo podía ayudar a construir un mundo mejor, un valor para el que incluso tenemos una frase: Tikkun Olam. Dos citas que expresan el compromiso judío con la justicia social resonaron en mi infancia. La declaración del rabino Tarfon de que «No es tu responsabilidad terminar el trabajo, pero tampoco eres libre de desistir de él», y la pregunta del rabino Hillel, «Si no es ahora, ¿cuándo?», me enseñaron que tenía el deber de luchar contra la injusticia.

Aunque nunca leí ese número de Socialist Worker, ver a los socialistas salir en defensa de las familias torturadas por Trump me hizo pensar en mis valores políticos, en quién los representaba y en cómo luchar contra las brutales injusticias del capitalismo. Un mes más tarde, tras la victoria insurgente de Alexandria Ocasio Cortez en una plataforma de abolición del Servicio de Inmigración y Control de Aduanas (ICE), me involucré en la campaña de un socialista local para el senado estatal y me uní a DSA. El socialismo era una extensión natural de mi educación religiosa y de los valores que me inculcó.

¿El socialismo contra la religión?
Los medios de comunicación conservadores impulsan una narrativa totalmente diferente, según la cual los socialistas heréticos y ateos vienen a por tu religión. No es ningún secreto que la extrema izquierda tiene su parte justa de ateos. Pero no, los socialistas no están en contra de la religión.
Los socialistas están en contra de la explotación y la opresión. La religión, como muchos otros sistemas ideológicos, se ha utilizado a veces para justificar jerarquías opresivas, mientras que otras veces ha promovido la justicia social y económica. El propio movimiento socialista tiene una historia similar: nuestra causa ha sido explotada en ocasiones para justificar crímenes terribles, mientras que en otras ha actuado como una fuerza crucial para la igualdad social. Somos capaces de sostener las contradicciones.

Es cierto, como les gusta señalar a los conservadores, que Marx describió la religión como el «opio de los pueblos», una expresión de su visión del carácter sedante de la religión sobre una clase obrera que, de otro modo, sería revolucionaria. Cuando Marx escribió esa y otras críticas a la religión, la Iglesia desempeñaba un papel específico en la sociedad europea, con el catolicismo actuando como aparato ideológico del feudalismo y el protestantismo como espíritu impulsor del capitalismo. En este contexto, era difícil desligar la religión de las estructuras sociales que la engendraron y que a su vez reafirmó.

En todo caso, a pesar de su aversión personal por la religión, el materialismo de Marx fue un paso positivo para alejarse de los puntos de vista antirreligiosos más vulgares de sus contemporáneos jóvenes hegelianos, muchos de los cuales culpaban a la religión de los males sociales de su época. A diferencia de ellos, Marx reconoció que «las ideas dominantes no son más que la expresión ideal de las relaciones materiales dominantes». Si la religión desempeñaba un papel opresor, era porque la estructura social era opresora. Para acabar con la opresión, habría que cuestionar la estructura social, no solo las ideas de la gente.

A medida que se desarrollaba el capitalismo y las economías de mercado se separaban del Estado, también lo hacían las instituciones religiosas. En un mundo en el que podían coexistir múltiples religiones bajo el mismo Estado, separadas de las jerarquías oficiales, la religión perdió en gran medida su papel de expresión de las «ideas dominantes» de la «clase dominante», al ocupar su lugar nuevas ideologías como el compromiso casi religioso con los mercados.

Hoy, en una sociedad cada vez más mercantilizada y alienada, la religión proporciona a muchos una fuente rara y necesaria de comunidad y seguridad. Por supuesto, para algunos, la religión sigue sirviendo para defender las peores jerarquías revanchistas y el fanatismo. Pero también ha proporcionado a muchos una ideología comunitaria emancipadora orientada hacia la igualdad social, un papel que los socialistas reconocen y celebran.

La tierra prometida es socialista
El socialismo democrático cristiano de Martin Luther King Jr. contribuyó al que quizá sea el movimiento más poderoso en favor de la justicia social en Estados Unidos. Como líder de la Southern Christian Leadership Conference (SCLC), incorporó a las comunidades religiosas a la lucha por la justicia racial y económica. La SCLC llevó a cabo el registro masivo de votantes entre la población negra del Sur privada del derecho al voto, organizó la Marcha sobre Washington y ayudó a conseguir las leyes de Derechos Civiles y de Derecho al Voto.
Tras la codificación de los derechos civiles en leyes, el SCLC reconoció que solo a través de la emancipación económica podría la población negra de Estados Unidos —y, de hecho, toda la clase trabajadora multirracial— ser verdaderamente libre. Por eso lanzó la Campaña de los Pobres, que exigía pleno empleo, vivienda para los pobres y una renta básica universal.

Los discursos y escritos de King dejaron clara la relación directa entre sus valores religiosos y la lucha por la justicia social y económica. En su discurso de 1957 «El nacimiento de una nueva nación», King entrelazó elocuentemente la historia del Éxodo (la primera revuelta de esclavos documentada), la lucha por la independencia de Ghana y el movimiento estadounidense por los derechos civiles. Para King, los tres ejemplos demostraban el «deseo interno de libertad dentro del alma de todo hombre». Si el hombre estaba hecho a imagen de Dios, entonces quienes explotaban a otros «[les robaban] algo de la imagen de Dios».

King también señaló que tanto el Éxodo como el movimiento independentista de Ghana demostraban que «el opresor nunca da voluntariamente la libertad al oprimido». Solo se podía conseguir mediante la lucha, una lección que esperaba inculcar a los luchadores por la libertad de Estados Unidos. King concluyó su discurso con la promesa de que en nuestra vida «llegará el día en que todos los hombres reconozcan la paternidad de Dios y la hermandad del ser humano». Para King, esa hermandad del ser humano, la «tierra prometida», era un mundo socialista democrático libre de guerras, racismo, pobreza y explotación del hombre por el hombre.

King fue solo uno de los muchos que identificaron las profundas conexiones entre religión y socialismo. En toda América Latina, la teología de la liberación, una forma de marxismo cristiano, ha desempeñado un papel importante en las luchas emancipadoras, desde la Revolución Sandinista en Nicaragua hasta la lucha contra la dictadura militar de Brasil. En Corea del Sur, la teología minjung (del pueblo) entrelazó de forma similar los temas emancipadores y contra la pobreza de la Biblia con los movimientos obreros y sociales coreanos contra la dictadura posterior a la guerra de Corea. El propio Jesús fue un líder rebelde contra el imperialismo romano, reservó el cielo para los pobres e identificó «el amor al dinero [como] la raíz de todos los males» (1 Timoteo 6:10).

Debemos rechazar la perversión de la religión utilizada para justificar el dominio de los ricos, la opresión de género, los ataques a las libertades reproductivas y a las comunidades LGBTQ, la negación de una educación completa e integral a los niños y el apartheid. En su lugar, debemos celebrar la defensa de Jesús de los pobres y la huida de los hebreos de la esclavitud, y prestar atención al mensaje de King de que solo a través de la lucha social de los oprimidos y la victoria del socialismo democrático podremos hacer realidad la promesa de Dios en todos y cada uno de nosotros.

Fuente: jacobinlat.com

COMPARTIR

Contacto

©Todos los derechos reservados. 2022 - 2023

Desarrollado por