Política

Milei pasa la guadaña, el pueblo por ahora aguanta

29 de marzo

Mientras resuenan aún los ecos de las más grandes marchas conmemorativas del Golpe de Estado de las que se tenga memoria reciente, son también miles lxs estatales que cierran marzo de la peor manera: en la calle, tras haber recibido la notificación del despido injustificado. Son decenas las áreas afectadas, dispares las situaciones laborales, unificador el sentir de época: “Hoy tengo laburo, mañana no”. Y no hay causa o razón que explique este desmadre de impensadas implicancias sociales.

Gestión salvaje
Precisar cuántos estatales quedan afuera esta semana es tan difícil como intentar dilucidar los mecanismos y las causales de tales cesantías. A caballo de un discurso machacado por los grandes medios durante muchos años, el economista Javier Milei hizo campaña y ganó la elección con una prédica antiestado. Y ya con la banda y el bastón, aplicó lo pregonado: hubo una primera tanda de despidos masivos y luego una cesantía por goteo que nunca se frenó.

Además, en diciembre prorrogó miles de contratos hasta este marzo, y es así como este 31 fenece la relación laboral de alrededor de 65 mil laburantes trabajando bajo la figura de Artículo 9 y de otrxs 6 mil bajo Artículo 1.109. Trabajadores en situación de precarización, algunos durante muchos años, a quienes les llegó o ya les está llegando el telegrama, el mail desvinculante o la mera pantalla de inaccesibilidad de acceso al sistema informático del Estado.

El desguace
Miles de despidos y el cierre de dependencias marcan el pulso de los más de tres meses del gobierno encabezado por los Hermanos Milei. A primera hora del lunes 25, el Secretario General de ATE Córdoba, Federico Giuliani, confirmó a La tinta que “se están materializando miles de despidos en toda la Argentina” y calificó a la situación como un desastre.

“El gobierno de Javier Milei desguaza el Estado y lo achica para llevar adelante políticas públicas para la comunidad, pero sí hay un Estado presente para que grupos económicos hagan sus ganancias. Queda un Estado de expresión minúscula pero garante para que grupos económicos tenga aseguradas sus riquezas”, señaló el Secretario General de ATE.

El 11 de diciembre ATE Córdoba realizó un piquetazo en la sede local del Ministerio de Trabajo, y hoy martes 26 repite escenario, ahora con más miles ya afuera del Estado. “Ahí decidiremos cómo va a seguir la lucha, hay que garantizar de construir un gran paro general de las tres centrales obreras y que así como el 24 de enero se hirió de muerte a la ley ómnibus, ahora termine corriendo la posibilidad de que se discuta el DNU en Diputados y genere las condiciones para que irrumpa nuestro pueblo y caiga esta oligarquía”, cerró.

La fila de los jodidos y maltratados
Inadi, Télam, Parques Nacionales, Centros de Referencia, Agricultura Familiar, Enacom, Conicet, Aysa, Pami, Agencia nacional de Discapacidad, Secretaría de Derechos Humanos. Casi incontables las dependencias afectadas por la licuadora y la motosierra, parece que a Milei lo auspicia alguna casa de electrodomésticos. Las estimaciones hablan de un recorte de entre el 20 y 30% de la planta transitoria del Estado, una masa de trabajadores que llegan a esta situación por la precarización histórica que sostiene, paradoja, el Estado.

Mientras desde las vocerías oficiales se machaca con que “nadie que trabaje va a quedarse sin trabajo”, los despedidos viven un doble drama: el de quedarse en la calle, y con el estigma de ser un acomodado y vago.

El rostro humano
Marcela hace fotos para Télam hace más de diez años, cada domingo a la noche recibe un mail que le indica cuál será el tenor de la semana. “Estamos todos suspendidos, varios se acogieron al retiro voluntario, yo no me voy a retirar: si me quieren echar, que me echen”, se ataja minutos antes del día y la hora señalada. Alberto revista en Enacom hace 17 años, no es planta permanente, sino que está bajo la ley de contrato de trabajo, espera angustiado el guadañazo.

“Es tan horrible la posibilidad de que te echen como esta incertidumbre de que capaz no”, desliza, aterrado. Y así, son miles los rostros, las tragedias humanas detrás de los números y el Excel de esta ultraderecha cruel que no distingue derechos ni capacidades y fue votada por miles de estos laburantes.

Adrián Camerano para La tinta / Imagen de portada: A/D.

COMPARTIR

Contacto

©Todos los derechos reservados. 2022 - 2023

Desarrollado por