Internacionales

Brasil. Se estrecha el cerco judicial sobre el ultraderechista Bolsonaro

18 de agosto

El Supremo brasileño ha levantado el secreto de sumario sobre el caso de las joyas de Bolsonaro después de que uno de sus hombres más cercanos, en prisión, haya anunciado que apuntará directamente al ultraderechista por vender regalos lujosos que recibió en calidad de presidente.

El teniente coronel Mauro Cid, antiguo edecán (oficial militar) del expresidente brasileño Jair Bolsonaro, y en prisión desde mayo, cambiará de estrategia y apuntará directamente al expresidente brasileño en la trama de las joyas que recibió durante su mandato (2019-2022) y se apropió de forma irregular, según su defensa.

El abogado Cezar Bitencourt afirmó que Cid confesará a la Policía que vendió en EEUU las joyas recibidas por el expresidente ultraderechista en diversos viajes oficiales, que transfirió el dinero a Brasil y que se lo entregó en efectivo al propio Bolsonaro.

El caso se refiere a un conjunto de joyas y objetos de gran valor que le fueron obsequiados al capitán retirado del Ejército en Arabia Saudí y otros países cuando aún gobernaba y que debió haber entregado al acervo del Estado al dejar el poder.

Según las investigaciones, Bolsonaro, a través de intermediarios, vendó algunas de esas joyas, aunque algunos de sus colaboradores las recompraron una vez que el Estado exigió su devolución.

Esa versión la corrobora ahora Mauro Cid, pieza clave del caso, hombre de extrema confianza del ex jefe de Estado y quien hasta ahora se había mantenido en silencio.

Relojes de lujo
Cid, pieza clave del caso y hombre de extrema confianza del ex jefe de Estado, pone como ejemplo que por la venta de dos relojes de lujo, un Rolex y un Patek Philippe, obtuvieron «68.000 dólares» (62.000 euros).

Precisamente, el juez del Tribunal Supremo brasileño Alexandre de Moraes ha autorizado en las últimas horas el levantamiento del secreto bancario y fiscal de Bolsonaro, lo que permitirá a la Policía Federal examinar sus registros en el ámbito de las investigaciones abiertas por el presunto desvío y venta de regalos oficiales durante su etapa en el poder.

La medida se hace extensible a la esposa del antiguo mandatario, Michelle Bolsonaro, y tiene por objeto examinar en las cuentas de la pareja algún indicio sobre transacciones que encajen con la venta de regalos. El juez también ha avalado que la Policía reclame a EEUU el examen de las cuentas en este país.

La confesión del que fuera edecán del líder ultra-derechista puede complicar aún más la ya delicada situación jurídica de Bolsonaro, investigado en varias causas civiles y penales, entre ellas por la asonada golpista del 8 de enero, cuando miles de sus simpatizantes invadieron las sedes de la Presidencia, el Congreso y la Corte Suprema.

Un hacker le acusa
En paralelo, un hacker acusó ayer jueves a Bolsonaro de buscar sus servicios para intentar invadir los sistemas electrónicos de votación, en el marco de la campaña de descrédito que promovió el entonces presidente para sembrar sospechas infundadas sobre el proceso electoral tras su derrota ante el sindicalista y dos veces presidente del Brasil, Luiz Inácio Lula da Silva

Walter Delgatti, conocido por pinchar teléfonos de autoridades y otros delitos, dijo ante una comisión parlamentaria, que investiga la asonada del 8 de enero, que Bolsonaro le pidió invadir las redes de la Justicia electoral y hasta le prometió un indulto en caso de que tuviera problemas con la Justicia.

Fuente: Resumen Latinoamericano.

COMPARTIR

Contacto

©Todos los derechos reservados. 2022 - 2023

Desarrollado por