Política

Brasil. Lula crea grupo de trabajo interministerial para discutir salario mínimo

19 de enero

La ordenanza fue firmada en un acto realizado en el Palacio del Planalto con la presencia de representantes de las centrales sindicales del país. Era la primera vez que los sindicalistas eran recibidos en el palacio en seis años.

La recreación de una política de valorización del salario mínimo, terminada por el expresidente Jair Bolsonaro (PL), es una promesa de campaña de Lula. Él, cuando era presidente, creó una regla para calcular el reajuste del piso nacional para otorgar aumentos siempre por encima de la inflación acumulada, es decir, aumentos reales de salarios.

La creación de la vieja política de valorización del salario mínimo fue el resultado de la presión de las centrales sindicales sobre el gobierno. Aseguró que el piso se reajustó en base a la inflación más el porcentaje de crecimiento del Producto Interno Bruto (PIB) del año anterior.

Las centrales sindicales esperan que se adopte una fórmula similar.

Lula dijo que la nueva propuesta también será discutida con los sindicalistas. Reforzó que la intención es garantizar incrementos reales al salario mínimo: “el mínimo es la mejor manera de distribuir el ingreso en el país”.

El mandatario recordó que, durante la dictadura militar, la economía de Brasil creció un 14% y, aun así, los trabajadores se empobrecieron. Esto sucedió porque este crecimiento no se distribuyó en forma de aumentos salariales.

El ministro del Trabajo, Luiz Marinho (PT), dijo durante la ceremonia que, mientras el grupo de trabajo funcione, el monto mínimo permanecerá vigente: R$ 1.302. Eso contradice las afirmaciones de los centrales, que defienden R$ 1.342 . También va en contra de la promesa del gobierno, que pidió la aprobación de la llamada PEC de Transición para elevar el piso a R$ 1.320.

Sindicatos y aplicaciones
Marinho también anunció que, en un plazo de 30 días, se crearán dos nuevos grupos de trabajo. En uno de ellos se tratará la valoración del papel de los sindicatos en la negociación colectiva y en el otro la regulación del trabajo vía plataforma o aplicaciones.

“Seguimos la angustia de quien trabaja hasta 16 horas diarias para mantenerse. Esto roza el trabajo esclavo”, dijo Marinho, refiriéndose a los correos. «¿Quién protege a estos trabajadores? Es un problema que debemos abordar».

Lula afirmó que el gobierno quiere construir una nueva política sindical en el país adaptada a la nueva realidad del mundo del trabajo. «Será diferente a la política de la década de 1980 porque el mundo del trabajo ha cambiado mucho».

El presidente destacó que los sindicatos son importantes en todas las democracias. Dijo que es necesario buscar alternativas para la sostenibilidad financiera de las entidades y criticó puntos de la reforma laboral que comprometen esto.

«Quitar a los trabajadores el derecho a decidir sobre la cotización [a los sindicatos] fue un delito», afirmó Lula.

El presidente de la Fuerza Sindical, Miguel Torres, se había quejado de este tema en un discurso previo al discurso de Lula. Torres destacó, sin embargo, que los sindicalistas no quieren la devolución del Impuesto Sindical, eliminado por la reforma laboral.

Reforma fiscal
Lula también afirmó que trabajará para que la propuesta de reforma tributaria que se discute en el Congreso sea aprobada este semestre. También prometió que trabajará por cambios en el Impuesto a la Renta.

«Quien gana R$ 3.000 paga proporcionalmente más que quien gana R$ 100.000. Tenemos que cambiar la lógica», dijo Lula.

El discurso de Lula sobre el impuesto fue aplaudido por los sindicalistas, que llenaron el salón del Palacio del Planalto. Todos los presidentes de las centrales hablaron antes que el presidente. Oswaldo Augusto de Barros, de la Nova Central Sindical de Trabalhadores (NCST), afirmó que el regreso de Lula a la Presidencia representa el «retorno del diálogo» con los trabajadores.

Fuente: Resumen Latinoamericano.

COMPARTIR

Contacto

©Todos los derechos reservados. 2022 - 2023

Desarrollado por