Política

Argentina. Jujuy: personas recién liberadas revelan que la Legislatura funcionó como centro de detención y tortura

23 de junio

En el marco de la represión que ordena el gobernador Gerardo Morales se reportaron actos policiales ilegales que se practicaban durante la dictadura como el secuestro de personas y uso de edificios públicos como centros clandestinos de detención. Al ser liberado, Juan Ferrero, uno de los manifestantes detenidos en la Legislatura de San Salvador de Jujuy relató la serie de abusos y agresiones físicas que sufrió durante su arresto y posterior encarcelamiento por parte de policías de civil . “Todo el ascenso es tipo tortura, de golpe, insultos. Había mujeres que estaban sentadas y estaban más tranquilas, pero a los chabones que estábamos ahí, todos con esposas súper apretadas y con la cabeza en el piso. No nos mire, nos decían. En el penal no nos pegaron porque había más gente, había más cámaras y demás”. Por su parte, Vilca, una docente que se manifestaba por salario digno junto a su mamá denunció golpes, robo del celular y el traslado a la Legislatura donde reconoció a policías de civil que generaban disturbios en la movilización.

Cerca de la medianoche del miércoles comenzaron a liberar a algunas de las 68 personas detenidas durante la represión a las manifestaciones en contra de la reforma constitucional que impulsó el gobernador de Jujuy Gerardo Morales. ANRed entrevistó al primer detenido liberado, Marco Antonio Domínguez quien relató que fue golpeado en la cárcel, así como al momento de su detención cuando intentaba ayudar a una señora. De pie gracias a una muleta, cuenta que su hermano Raúl Domínguez, quien sufre de autismo, también fue detenido y sufrió golpes de parte de los efectivos que aún no lo liberan. Se los acusa de daño a la propiedad y resistencia a la autoridad.

Liberan a Marco Antonio Domínguez que fue golpeado en el penal de Alto Comedero en San Salvador de Jujuy. Fotografía: Germán Romeo Pena (ANRed)

Otro de las personas liberadas es Juan Ferrero, docente y cineasta que también fue detenido de manera arbitraria el día de ayer luego de la jura a la reforma inconsulta. Según el testimonio de Ferrero, la detención tuvo lugar alrededor de las 2 de la tarde, cuando aproximadamente 20 agentes policiales rodearon a un grupo de manifestantes en las inmediaciones de la Legislatura jujeña. Afirmó que policías de civil actuaron agresivamente y sin motivo capturando a varios manifestantes de inmediato, mientras que otros intentaron huir en diferentes direcciones. Ferrero describió la situación como una «emboscada», ya que se encontró con más policías cuando trató de escapar. En ese momento, fue sometido a una brutal golpiza por parte de los agentes, quienes le propinaron patadas en la cabeza y el resto del cuerpo mientras estaba en el suelo. También informó que fue esposado y posteriormente trasladado a otro lugar.

Durante su detención, Ferrero aseguró haber presenciado más actos de violencia por parte de la policía hacia otras personas detenidas. Mencionó que algunos de ellos fueron golpeados e interrogados con el objetivo de saber si pertenecían a alguna organización y su lugar de origen. Estos abusos cesaron momentáneamente cuando medios de comunicación llegaron al lugar, pero se reanudaron después de que los reporteros se retiraron.

Ferrero continúa describiendo cómo fue subido a un patrullero y sometido a más agresiones físicas por parte de los policías a bordo del vehículo. Afirmó que uno de ellos lo sujetó del pelo y le propinó rodillazos mientras lo amenazaban y exclamaban: “A vos que te gustan los derechos humanos, ahora vas a ver, vas a empezar a rezar, porque vas a ver lo que es Jujuy».

Posteriormente, Ferrero fue trasladado dentro las instalaciones de la legislatura provincial, el mismo lugar donde recientemente se aprobó la nueva reforma constitucional en una sesión exprés. Durante su tiempo allí, fue sometido a más violencia, pisoteándole la cabeza mientras estaba en el suelo. «Yo estaba tirado en el piso y desde el piso podía ver la cámara donde se sesionó, donde se aprobó. Y ahí me pisaron la cabeza, me tuvieron contra el piso, después arrodillado. Con la cabeza en el piso no nos mire, nos decían». Luego de ser sometido a estos actos de tortura, la policía inició el procedimiento legal correspondiente, durante el cual se le hizo firmar documentos y se realizó una requisa personal.

Según el relato, en la legislatura se encontraban alrededor de 15 a 16 personas detenidas, entre hombres y mujeres. Los detenidos recibieron amenazas por parte de las autoridades, quienes afirmaron que no los liberarían y que se trataba únicamente de una contravención. Desde el momento de la detención, el trato fue degradante, con golpes repentinos e insultos constantes. Mientras algunas mujeres detenidas parecían estar más tranquilas y sentadas, Ferrero describe que los hombres sufrieron maltratos adicionales. Todos los detenidos tenían esposas apretadas y eran obligados a mantener la cabeza en el piso sin mirar a nadie.

Cuando los detenidos fueron trasladados al penal, se les informó que solo debían completar algunos trámites relacionados con la contravención y luego serían liberados. Sin embargo, esto no ocurrió, y las autoridades penitenciarias los retuvieron. Aunque el maltrato físico disminuyó debido a la presencia de más personas y cámaras en el lugar, los amenazaron con represalias si denunciaban lo sucedido.

Dentro del penal, a los detenidos se les hizo una serie de preguntas personales, lo que generó preocupación sobre la utilización de dicha información en su contra. También fueron filmados mientras eran examinados por el médico, lo que incrementó su sensación de vulnerabilidad.

Otra de las detenidas que habló con ANRed luego de ser liberada en el penal de Alto Comedero en San Salvador de Jujuy es Vilca Mayra Gabriela Belén, maestra de educación inicial. Fue a la marcha junto a su madre y estuvo en la calle Botero y 19 de abril, en el playón donde estaban los autos hasta que comenzó la represión.

«Fuimos a apoyar a los docentes por un salido digno. No tiramos piedra, no hicimos ningún daño, no golpeamos a nadie. La policía empezó a reprimir y se hizo como una avalancha de personas que no pudimos ni correr, mi mamá es una mujer adulta mayor»

Vilca explica que se refugiaron detrás de un auto y atinó a colocarse encima de ella porque describe que «era impresionante cómo venía la policía con piedras y con balas». «Lo único que me quedó fue quedarme ahí. Se acercó una policía y nos dijo que por prevención nos llevaban a la legislatura sin embargo cuando caminamos, cruzando el puente Otero nos empezaron a golpear. Primero la golpearon a mi mamá, la tiraron al piso y le quitaron la mochila».

Vilca comenzó a filmar el accionar violento de la policía pero relata que quisieron quitarle el celular: «Me decían dame el celular hija de puta». Entonces intentó levantar a su mamá del piso pero un policía masculino le pegó con la cachiporra en la boca del estómago y la arrinconó en un paredón que describe de piedras y cerca, en la 19 de abril. «Yo no me resistí en ningún momento, lo que sí le dije a la policía fue que yo no le estaba faltando el respeto, que no me trate así. Cuando me estaban golpeando estaba el ayudante del fiscal y no intervino. Es más yo le dije me están golpeando y él solamente dijo que me secuestren el celular».

A Vilca la esposaron y la trasladaron al penal donde indica que le hicieron firmar en contra de su voluntad, «o bien las que nos negábamos a firmar buscaban a un testigo, que el testigo es Bautista Humberto José, un hombre retirado de la policía». Vilca explica que cuando estuvieron en la Legislatura vieron cómo ingresaban policías de civil que estaban en la marcha con ellas y que generaban disturbios. «Los reconozco porque uno agarró la bandera que llevábamos con mi mamá»

Las y los detenidos liberados, al igual que el resto de la comunidad exigen que se realice una investigación exhaustiva sobre el comportamiento ilegal de la policía jujeña durante la manifestación. Las organizaciones de derechos humanos y diversos grupos de la sociedad civil han condenado enérgicamente la brutalidad policial y han solicitado que se tomen medidas para garantizar las medidas de seguridad y los derechos de las y los manifestantes.

Fuente: ANRed.

COMPARTIR

Contacto

©Todos los derechos reservados. 2022 - 2023

Desarrollado por